Autoconsumo con acumulación Residencial

En las instalaciones que el consumo predominante se produce fuera del horario solar o están aisladas sin posibilidad de conexión a la red eléctrica, los sistemas de baterías de acumulación es la solución que está desarrollando un gran avance tecnológico.

 

Actualmente las baterías de iones de litio es el sistema más optimizado, pero debido a la escasez de este material y los altos costes de producción hacen que aumente significativamente los plazos de amortización en una instalación fotovoltaica de autoconsumo.

La comunidad científica y los grandes fabricantes a nivel mundial están inmersos en una carrera tecnológica consiguiendo optimizar anualmente alrededor del 5% el rendimiento y densidad de las mismas, sin embargo, continúa siendo un producto de vida limitada y el electrolito líquido que se usa en muchas de ellas para almacenar la energía eléctrica es inestable e inflamable.

El desafío actual es conseguir crear baterías de alta duración, con tiempos de recarga cortos, usando materiales más limpios, seguros y menos costosos, sin dejar de lado el proceso de reciclaje una vez finalizada la vida útil.

Autoconsumo con acumulación Residencial

Una de las apuestas que está revolucionando el sector, son las baterías orgánicas, que basan su funcionamiento en el grafeno, un compuesto de carbono puro. Su gran ventaja medioambiental es que hará que la fabricación de las baterías será neutra en la huella de carbono, es decir, no producirá CO2 que contamine la atmósfera ya que el grafeno es 100% reciclable por compostaje y no depende de minerales como el litio, reduciendo significativamente los costes de producción.

En Terawatt Ingeniería, investigamos y testeamos constantemente los avances tecnológicos del producto para ofrecer siempre las soluciones más novedosas y adecuadas a las necesidades de nuestros clientes.