La producción de energía fotovoltaica es cada vez más barata, la mejora tecnológica y reducción de costes favorece la recuperación de la inversión en un menor tiempo, que se sitúa entre los 4 y 6 años.

Aun así, uno de los aspectos más importantes a la hora de decidir invertir en la instalación de placas solares sigue siendo el pago del proyecto y las vías existentes de financiación. Hay diferentes posibilidades en función de la necesidades y preferencias del cliente. Las más habituales en el mercado son: fondos propios (pago al contado), renting o PPA. Más información aquí.